#Bienestar #Cuerpo #Muy Personal

El baño, todo un arte

En invierno, es lo que más apetece, darse un baño. No digas que no tienes tiempo, un fin de semana, un poco menos de tele, antes de dormir o como ‘puente’ entre un día de trabajo y una noche de fiesta, 20 minutos en una bañera, es lo mejor que puedes hacer por y para ti.

Viernes 13, reto craft, un poco de arte y mucha belleza. Tengo que reconocer que cada vez que veía en ‘el Thyssen‘ la Mujer en el baño de Roy Lichtenstein  cuando bajaba de las ‘plantas nobles’ me impresionaba. Después de tanto retrato italiano, santos y anunciaciones, una sesión de ‘cómic’ (¡¡¡!!!).

A mí que me enseñaron el arte de la mano de Velázquez, Murillo, Rúbens, Rembrant, El Greco y similares, la línea pop me parecía casi una irreverencia, como poner ventanas correderas en ‘Los Jerónimos‘.

De eso hace mucho tiempo. Cuando salí del colegio y empecé a ver el mundo con mis propios ojos, descubrí que la belleza está por todas partes. Y que es mucho más práctico darse un baño, que bailar desnuda con dos amigas en un jardín.

Mujer en el baño de Roy Lichtenstein (1963)

Y dicho esto, os propongo mis baños favoritos, una sesión de spa en tu propia casa con resultados infinitos. Puedes poner velas y un poco de música, o no. Lo más importante es que el cuarto de baño esté caliente, la temperatura del agua a 36-38 ºC (más alta provoca fatiga muscular) y no permanecer dentro más de 20-30 minutos. Deja correr el agua con fuerza y agita con la mano mientras se llena la bañera para que se oxigene bien.

Es mejor que uses productos específico de baño (sales, bombas, aceites… ); el gel de ducha, al diluirse tanto apenas conserva propiedades. Acaba siempre con una ducha, al menos en ingles, pies y axilas para que no queden restos de producto.

Elige los ingredientes en función del efecto que desees conseguir. Y como este post va de arte, os propongo las más artísticas bombas, burbujas y aceites de baño de Lush. Su colección navideña es muy inspiradora.

Bola de nieve, hecha con reconfortante lavanda, 5,50 €

 

Relax. Añade esencia de lavanda o incluso unas bolsitas de infusión de manzanilla, hierbaluisa… Ideal para acabar un día de duro trabajo. Usa un gorro para no mojar el pelo, pon dos discos de algodón empapados en manzanilla en tus ojos, y olvídate del mundo. Directa a la cama.

Cinders, aceite de hoja de canela, aceite de almendras y aceite esencial de naranja dulce, 3, 95 €.

 

 

Cita romántica. Diluye en el agua aceite perfumado. En estos casos es bueno tener la línea de baño de tu perfume favorito para no crear conflicto de fragancias. O elegir una bomba con un aroma ‘caliente’ que deje tu cuerpo preparado para el amor.

 

 

 

Estrella fugaz. Aceite de baño con refrescante jengibre y estimulante aceite de lima que inspiran positivismo y te dará un estímulo extra. 4,95 €.

Energético. En estas fechas se acumulan las cenas de trabajo después de un duro día de oficina. Que no te dé pereza, es mucho mejor hacer un ‘corta y cambia’ con un baño de por medio que cambiarse de ropa sobre la marcha. En este caso, frota tu cuerpo en seco con guante de crin. Incluye en el agua esencia de naranja, lima, limón o algún otro ingrediente energizante (si estás muy cansada incluso puedes disolver alguna pastilla efervescente de vitamina C). Termina el baño aclarándote con un chorro tonificante y deja correr agua caliente por el cuello para relajar cervicales.

 

 

Bombardino. Con manteca de cacao para suavizar la piel, 3,95 €.

Plus de suavidad. Convierrte tu bañera en una sesión de hidromasaje llenándola hasta la mitad y, una vez dentro, seguir llenándola pero dirigiendo el chorro del agua tibia a tu cuerpo (mejor sin la alcachofa): de tobillo a rodilla, dibujando círculos en los muslos, en el sentido de la agujas del reloj en el vientre. De muñecas a codos y en la cara interna de los brazos, de la papada a la base del cuello y de aquí al escote dibujando ‘uves’. Para el pecho vuelve a colocar la alcachofa y baja la temperatura del agua (cuidando no se enfríe demasiado el conjunto de la bañera): 3 círculos a derecha e izquierda en cada seno. Y ahora sí, sumérgete de lleno en el agua (en la que habrás diluído algún producto hidratante) 10 minutos. Piel tonificada y suave como la seda, garantizada.

 

 

Empecemos por relajarnos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 Comentarios

  1. Sonia
    12 Ene 2014 Responder

    Yo lo hago una vez a la semana con sus sales… una maravilla. Voy a probar lo que indicas en cita romántica jeje me ha gustado la idea.

  2. sonia
    19 Dic 2013 Responder

    mmm que cositas mas chulas y relajantes para el baño, me lo apunto porque me gusta todo…

  3. Álvaro Romero
    18 Dic 2013 Responder

    Magníficas reflexiones sobre el arte de bañarse. Aunque parezca que no, el baño es ante todo poesía

  4. Desi
    16 Dic 2013 Responder

    Vaya!! Cuantas cosas hay para darse un baño. Veo que es todo un arte. Muy interesante

  5. Pues yo si que me pego algún baño que otro, me cuesta sacar el tiempo, pero me relaja tanto que siempre hay un huequito por ahí!!

  6. Cosasmonas
    15 Dic 2013 Responder

    Como siempre voy con prisas una ducha rápida y ya, pero tienes razón, el baño calentito, con su espuma, su velita y su musiquita suave, es una opción de lo más relajante.

  7. Sara
    14 Dic 2013 Responder

    Cuanta razón!! Lástima que no tenga bañera en casa…
    Ya hemos solucionado los problemas de nuestro blog, esta todo listo para que compartas tu trabajo.
    Disculpa por las molestias!

  8. Romina
    13 Dic 2013 Responder

    A mí me encantan los baños, aunque debo reconocer que me cuesta darme uno, me da un poco de pereza, pero una vez que estoy dentro de la bañera, lo disfruto muchísimo. Yo suelo utilizar las bombas que se van deshaciendo en el agua, y la verdad es que las elijo por el olor, pero también te dejan la piel súper suave.

¿Quieres estar al día de nuestros artículos?

Regístrate para recibir todas nuestras publicaciones

Logo belleza eres tu