#Bienestar

Disfruta el momento, vivirás más y mejor

chica en una hamaca


El invierno, la falta de luz y las bajas temperaturas suelen tener efectos negativos en el estado de ánimo. Hacer de tu hogar un paraíso y mantener buenos hábitos de descanso ayuda a disfrutar del momento y así, vivir más y mejor.

Aunque se supone que es tiempo de alegría y felicidad, lo cierto es que no siempre es así y tenemos que poner de nuestra parte para que esa tristeza que a ratos nos asalta no se instale de forma definitiva provocando ansiedad y bajo rendimiento a nivel personal y laboral, entrando en un círculo vicioso difícil de salir.

Siempre tenemos las vacaciones como punto álgido de bienestar, descanso y relax; pero no podemos depender de ellas para disfrutar de la felicidad, porque a veces ponemos demasiada ilusión en muy pocos días y no siempre resultan como esperábamos. Tenemos que intentar que, salvo situaciones que escapan a nuestro control, cualquier momento sea bueno para disfrutar.

Empecemos por mantener los buenos hábitos de descanso y actividad física placentera. Tu cuerpo y tu mente lo agradecerán. Una buena higiene del sueño es clave para sentirnos mejor, más optimistas y ser más productivos, igual que lo es hacer ejercicio físico regularmente.

Planifica tu día para irte más pronto a la cama o dedicar media hora a una pequeña siesta reparadora. No hace falta que te metas en la cama con ‘pijama y orinal’, echar un sueñecito en una hamaca es más que suficiente.

Đỗ Huy


Gestión del espacio

Las nuevas tendencias que sobrevuelan en el diseño introducen en nuestro hogar nuevos accesorios, materiales y gestión de los espacios interiores que entran en contacto con el exterior para mejorar nuestra salud. La naturalización de las viviendas y llevar el aire libre al interior está empezando a ser un aspecto irrenunciable, para facilitar así la conexión del interior con la naturaleza exterior.

Haz tu vivienda y sus estancias más versátiles, donde puedas dedicar tiempo a todo lo que necesites, trabajo, ocio, relax. Recuerda que tu casa puede ser un espacio más en el que promover la salud, un foco de prevención de enfermedades.

Utiliza paneles para separar espacios o hazte con mobiliario multiusos y siempre que puedas aprovecha toda la luz natural. Es verdad que en estos días hay poca, pero recuerda que la oscuridad te ayuda a descansar, tenlo en cuenta a la hora de adelantar el momento de ir a la cama.

Gestión del tiempo

Piensa bien qué quieres y qué no, qué te gusta y qué no de tu entorno, y aplícate para potenciar lo positivo y evitar lo negativo. Trata de optimizar tu tiempo para que las tareas no te superen. Utiliza una agenda o una aplicación digital que te ayude a planificar tanto los días como las semanas o los dos/tres meses por delante. Y recuerda, lo urgente no siempre es lo más importante.

Pausas

En esa gestión del tiempo también deben estar contemplados los descansos. Si trabajas sentado, nunca más de 45-50 minutos seguidos. Dos minutos bastan para levantarse, respirar profundo, ir al baño, tomar un vaso de agua, en definitiva mirar a tu alrededor y tomar conciencia del ritmo al que estás funcionando. Si son cinco minutos mejor.

Tras 4-5 horas hay que hacer un descanso de mínimo 20 minutos. Si se va a prolongar la jornada más de 2-3 horas después, el descanso debería ser de al menos una hora, con tiempo para comer y unos minutos de relax o esa siesta de la que hablábamos al principio.

En cuanto al medio largo plazo, es conveniente reservarnos momentos de ‘minivacaciones’ o desconexión, pueden ser los fines de semana, donde planifiquemos alguna actividad que nos guste y que esperemos con ilusión. 

Rodéate de materiales naturales

La madera, cerámica, pinturas y barnices naturales, cáñamo o corcho, son materiales que nos hacen tener mayor conciencia en relación con cuestiones sostenibles y nos vinculan con la salud. La madera por ejemplo es un material natural de bajo impacto ambiental y con huella de carbono negativa, reutilizable y reciclable. Nos hace sentirnos bien, relacionarnos con el entorno, interiorizar el exterior.

Reconoce y entiende cómo te sientes

Entender tus sensaciones es el primer paso para cambiarlas. Funciona muy bien la técnica de las ‘autoinstrucciones positivas’, mediante la cual identificamos verbalizaciones internas o pensamientos que tenemos ante situación de conflicto (toca comer con los cuñados) y los sustituimos por otros que, en general, son más útiles para llevar a cabo la resolución de dicha tarea (este año espero que pasemos un buen rato, participar en la gestión del evento…).

Se trata de aprender a hablarse a sí mismo/a de manera positiva para cambiar pensamientos que nos crean ansiedad por otros que nos permitan afrontar la situación de una manera más adaptativa.

Disfruta el momento, vivirás más y mejor

Peinados de Navidad paso a paso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

¿Quieres estar al día de nuestros artículos?

Regístrate para recibir todas nuestras publicaciones

Logo belleza eres tu