#Bienestar #Muy Personal

Hacienda Zorita Spa, queso y vino

 

Con la denominación Hacienda Zorita Wine Hotel & Spa, descubrimos un nuevo concepto de exclusividad y encanto con un carácter propio inigualable.

No ha sido esta semana, hace ya algunas que estuvimos disfrutando de este espacio situado en el corazón del valle del Duero. Pero lo traigo hoy a estas páginas porque me parece el momento perfecto para ‘escaparse’. El fin de curso está siendo duro y todavía quedan unos cuantos días para las vacaciones. ¡Resistiré!

Eso seguro, pero claro, es que yo ya me escapé, cuento con ventaja. Pero a lo mejor tú ves muuuuy lejos el desconectar y este entorno puede ser la excusa perfecta para un fin de semana, o más, para recargar las pilas y coger fuerzas para el sprint final. Empezamos por estas vistas.

Villa zorita

El jacuzzi al aire libre, sobre el río y con el verde infinito. Pero aun hay más. Forma parte de Small Luxury Hotels of the World (SLH); una marca que garantiza que sus hoteles son exclusivos y tienen un encanto y un carácter propio inigualable. En España sólo existen 15 hoteles que han logrado esta categoría, siendo Hacienda Zorita Wine Hotel & Spa el único con este distintivo ubicado en la comunidad autónoma de Castilla y León.

En el Parque Natural de Los Arribes del Duero, frontera natural con Portugal, se pueden vivir experiencias vinícolas, gastronómicas y de ocio en un entorno de excepcional paisaje. Su oferta gastronómica está basada en los principios del movimiento internacional Slow Food que promueve la difusión de una nueva filosofía del gusto, combinando placer y conocimiento, y la protección de las tradiciones gastronómicas regionales, con sus productos y métodos de cultivo. Incluye alimentos de producción limitada como una variedad de quesos de leche cruda de oveja, una selección de ibéricos 100% de bellota y aceite de oliva virgen extra.

 

 

Entre sus actividades, visita a la fábrica de quesos (recomendable y muy interesante) con cata incluida, a las bodegas, al huerto, etc. Y, por supuesto su exclusivo Wine Spa que se encuentra ubicado en un molino construido en el año 1881. Impresionante. La carta de masajes y tratamientos es bastante amplia pero yo probé, por supuesto, el de la casa: 

Hacienda Zorita

Es una inspiración para los sentidos porque la terapeuta no trabaja sólo el tacto, entra en juego el olor, el sonido, el equilibrio… Es el calor de las pindas florales de lavanda (o té verde si prefieres), las maniobras de las manos, el gongggggg del cuenco tibetano que penetra en tus entrañas… Es el cuerpo en total armonía, una sensación sublime derivada de suaves estiramientos thai, un masaje envolvente…

 

 

Como os decía al principio una desconexión total con el mundo. Mimos, buena comida, buen queso y vino, un entorno inimitable…

 

Si te gustó este tema, puede que también te interese:

Y no te olvides compartirlo en las redes:

Rubios de temporada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

¿Quieres estar al día de nuestros artículos?

Regístrate para recibir todas nuestras publicaciones

Logo belleza eres tu