#Bienestar

Prepara tu piel para las vacaciones en 5 pasos

 

 

Marina Rulló, experta en cosmética y directora del Centro de Estética Rame, nos desvela los cinco pasos necesarios para tener correcto bronceado y lograr estar fantástica esta temporada.

1.- LIMPIAR

El primer paso y el más importante, es limpiar la piel para conseguir un bronceado uniforme y que tanto los protectores solares como los cuidados post solares sean realmente efectivos.

La limpieza facial y corporal no puede realizarse igual ya que estamos ante tejidos de diferente sensibilidad. La limpieza facial debe ser diaria, por la mañana para eliminar el exceso de grasa segregado durante la noche, así como por la noche para eliminar el exceso de células muertas e impurezas que estén en nuestra piel. Si no seguimos de manera continuada este ritual tu rostro no tendrá la luminosidad ni el color uniforme deseado.

La limpieza corporal, se realiza con productos exfoliantes una vez a la semana para eliminar toda célula muerta. Puede haber zonas específicas como la espalda, que por segregación de grasa requiera de una limpieza diaria, en este caso limpiaremos esta zona diariamente con jabón depurativo para ir eliminando el exceso de segregación y así cuando llegue el momento de la exposición solar tener un tejido en perfecto estado.

2. HIDRATAR 

Si nuestro ritual de limpieza de la piel es constante y riguroso, también tiene que serlo el de la hidratación y nutrición para conseguir un tejido en perfectas condiciones. Por el día utilizaremos productos hidratantes en el rostro para aportar la máxima cantidad de agua al tejido y protección de las primeras capas ante los agentes externos y por la noche, productos hidratantes y nutritivos, en este caso si el tejido lo requiere para llegar a los tejidos más internos y reforzar el colágeno.

A nivel corporal podemos utilizar un producto nutritivo tanto de día como de noche, pero si por el día nos apetece una textura más suave nos decantaremos por productos hidratantes.

3. TRATAMIENTOS EN CABINA

Los cuidados diarios en casa son fundamentales para mantener el tejido en perfecto estado y a la vez, favorecen los tratamientos en cabina, asegurándonos de que estos sean realmente efectivos.

A nivel facial se realizarán tratamientos para trabajar la limpieza de impurezas y la hidratación del primer tejido que es el que expondremos al sol. De esta manera evitaremos las temidas manchas.

A nivel corporal realizaremos una exfoliación más profunda y nutriremos el tejido. La nutrición nos aporta más elasticidad realizando correctamente el proceso de renovación celular y a la vez, nos da un aspecto más joven a la piel.

Bronceador

4. RAYOS UVA

Durante todo este proceso de preparación de la piel y  antes de empezar nuestras vacaciones o exposiciones más prolongadas al sol, es recomendable realizar sesiones de rayos uva para empezar activar nuestra melanina. Cabe recordar que la melanina es un protector natural que tenemos en nuestra piel y que cuanto más activada esté más nos protegerá juntamente con un protector solar en nuestras exposiciones al sol.

Si por algún motivo necesitamos estar bronceados y todavía no hemos podido tomar estos primeros rayos de sol o deseamos más intensidad en el color, siempre podemos recurrir al bronceado inmediato, nos aportará un color veraniego y durante unos días nos permitirá lucir un color uniforme.

5. CELULITIS FUERA

Invierte parte de tu tiempo en mejorar aquellas zonas que por naturaleza las mujeres acumulamos más grasa o celulitis. Tratamientos anticelulíticos y reafirmantes según necesidades y calidad de piel. Tratamientos manuales para dar más nutrición al tejido y trabajar el colágeno, así como la luminosidad, sistemas de vacum terapia para modelar la figura, radiofrecuencia para dar mayor firmeza.

En zonas más difíciles o que tengan mayor acumulación de grasa se pueden utilizar sistemas de cavitación o ultrasonidos focalizados, para conseguir una mayor destrucción de grasa. En todo caso no dejes sus cuidados para el último momento, para que cuando te expongas al sol los resultados sean todavía más visibles.

No tenemos que darle menor importancia a los cuidados posteriores al sol, ya que si hemos preparado nuestro tejido durante todo este tiempo para que el bronceado sea del todo uniforme es importante que después de la exposición cuidemos también de manera correcta de nuestro tejido.

A nivel facial realizaremos una buena limpieza con productos que nos ayuden a regenerar el tejido e hidratarlos correctamente. A nivel corporal del mismo modo, realizaremos una buena limpieza y nutrición para recuperar el tejido expuesto al sol.

Prepara tu piel para las vacaciones en 5 pasos

¿CIRUGÍA PLÁSTICA EN MENORES?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

¿Quieres estar al día de nuestros artículos?

Regístrate para recibir todas nuestras publicaciones

Logo belleza eres tu