#Dietas

No solo de agua vive el hombre

 

Una barriga es feliz con una alimentación equilibrada, agua y un poco de ejercicio. Pero en verano queremos algo más que agua y ‘buenos alimentos’  ¿qué más podemos tomar para dar ‘alegría’ a todo el cuerpo además de a la barriga? Aquí tienes algunos ejemplos que harán tu verano mucho más llevadoro y divertido sin renunciar a la buena salud que favorece un tránsito regular.

Miniature beer. Sarae

Cerveza. Cuando hace calor siempre apetece una, bien fresquita, a la hora del aperitivo o a media tarde, cuando las temperaturas están en su máximo apogeo. ¿Por qué no? La cerveza es  una bebida con innumerables propiedades. Digestiva, diurética, rica en potasio, vitaminas del grupo B, ácido fólico y en proteínas. Tiene efecto laxante, estimula las secreciones gástricas y mejora la digestión. Además una lata de cerveza contiene 150 calorías, muchas menos que otros alcoholes. ¿Te apuntas?

Regaliz. No hace falta ser niño para que nos gusten las ‘chuches’. Muchos no las tomamos por miedo a que su azúcar fastidie nuestros dientes o incluso nuestra figura. Pero lo que quizá no sabes es que algunas golosinas como el regaliz tienen un fuerte poder laxante. Se debe a los ácidos orgánicos que además de facilitar la digestión, ayudan a mantener un tránsito regular gracias a su poder emoliente. También contribuye el manitol, un azúcar natural. Asi que estas vacaciones, date un capricho y comparte con tus hijos esas tiras de inacabable placer que dejan la boca tiznada de negro provocando en quienes nos ven una agradable sonrisa, como la que se dibuja en tu barriga cuando se siente feliz.

Ensalada de espinacas. Catorze 14

Una ensalada diferente. Lechuga, tomate y cebolla. Muy sana, sí. Pero todos los días, por muy refrescante que sea, nos aburre. No tengas miedo a emplear ingredientes más apetecibles. Por ejemplo, sustituye la lechuga por hoja de espinaca, es mucho más sabrosa y uno de los alimentos más bajos en calorías (100 g. contienen tan solo 20,74 kcal). Añade unas ciruelas secas, en este caso las calorías se disparan (100 g pueden llegar a tener hasta 200 kcal) pero para una rica ensalada basta con añadir 3-4 frutos en pequeños trozos y beneficiarnos de su poder laxante así como de sus vitaminas, propiedades antioxidantes y ácidos orgánicos que actúan como reequilibrantes en una dieta hiperproteica. Además, combaten la retención de líquidos. A nivel intestinal, los ácidos orgánicos estimulan la actividad biliar y favorecen el trabajo del todo el aparato digestivo. Y como toque final, no olvides aderezar tu ensalada con un buen aceite. El de oliva siempre es acertado, pero para mejorar la felicidad de tu barriga siempre prueba el de semillas de lino, ideal para que el cuerpo incremente la frecuencia de movimientos intestinales y el número de días consecutivos yendo al baño.

¿Y de postre? Maldita dieta que nos tiene siempre alejadas de una comida con final feliz. Pero no tiene por qué ser así. Hay alimentos riquísimos con un alto contenido en ácidos grasos, pectina y fibras hidrosolubles que facilitan el tránsito intestinal e impiden que nos sintamos con mala conciencia por disfrutar de un buen postre. Nos referimos a la manzana (o la pera) asada. Es muy fácil de preparar. Retira la parte de arriba, la del rabito, con un cuchillo afilado, introduce en la abertura unas gotas de almíbar con azúcar y canela (también puedes usar edulcorante y añadir algún licor si no la van a consumir niños). Mételas 20-30 minutos en el horno precalentado a 220º y déjalas enfriar. Disfruta de su exquisito sabor lleno de salud.

 

 

Nueva cosmética de toda la vida

Hongos de verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

¿Quieres estar al día de nuestros artículos?

Regístrate para recibir todas nuestras publicaciones

Logo belleza eres tu