#Muy Personal

Ser solidario, es extraordinario

 

Aunque no debería serlo, debería ser algo normal, lo habitual. La solidaridad no tiene por qué ser un acto singular, pero lo es. Por eso admiro tanto a los jóvenes que cada día se cruzan en mi camino, discretamente, con una sonrisa que te alegra el día. Y es que son personas especiales, no deberían serlo, como digo, deberíamos ser así todos, pero sólo unos pocos lo son. Porque aunque no debería serlo, ser solidario, es extraordinario.

Están apostados normalmente en las plazas, con una carpeta en una mano y un bolígrafo en la otra. Con frío y con calor. Tienen una mirada limpia con la que te instan a que les ofrezcas un segundo de tu tiempo. ¡Qué pocas veces tenemos ese tiempo para pararnos!. Siempre con prisa, con miedo a que pellizquen nuestra conciencia, pasamos de largo, con una sonrisa (suele ser lo único que les ofrezco) y una promesa de que mañana nos detendremos.

No suelo pararme, es cierto que siempre llevo prisa, miro la chapa colgada en su pecho y me asombro de la cantidad de cosas que necesitan de la solidaridad de todos; enfermedades raras, refugiados, movimientos por la paz, asociaciones infantiles, etc. Cientos de problemas cuya única voz es la de estos voluntarios que no desfallecen ante las miles de personas que pasan a su lado cada día sin prestarles la atención que se merecen.

Pero están ahí, porque saben que es la única manera de hacerse oír, que con sólo una persona que se pare, firme, escuche y colabore, la ayuda se multiplicará, y al final del día habrá merecido la pena llegar aunque solo sea a uno de esos niños que no tienen acceso a la educación, a ese laboratorio que se esfuerza por dar con la fórmula contra una extraña anomalía, a ese centro de acogida, a esa vacuna, a esa mujer maltratada…

solidario
layton247a

A veces me paro, por supuesto, y me convencen de que merece la pena su esfuerzo. Yo dudo, y siempre me entienden, y me explican por qué están ahí, por qué están tan seguros de que su trabajo, voluntario por supuesto, llegará a donde tiene que llegar, y ésa será su recompensa, mayor que cualquier actividad asalariada. Y siempre me admiro, aunque no debería, de lo bella que es la gente, del entusiasmo que puede ponerle a la lucha contra la desigualdad, al apoyo a los más desfavorecidos, al amor a sus semejantes aunque estén a muchos kilómetros de distancia.

Dan su tiempo, su dinero, su esfuerzo, y sobre todo su alegría, no sólo al organismo al que representan, sino a todos los que nos cruzamos con ellos, en el metro, en un hospital, en la calle, porque nos dan fe y esperanza en un mundo nuevo, en el que todos cabemos y, codo con codo, podemos ayudar a construir, disfrutar, ser felices, sonreír y tener una mirada limpia como ellos.

He querido terminar el mes casi como lo empezamos, hablando de buenos propósitos, porque con este post, además de participar en el concurso de posts solidarios de los II Premios al Voluntariado Universitario (www.premiosvoluntariado.com), me gustaría animar a todos, jóvenes y no tan jóvenes, a pensar en la importancia de la solidaridad, en que si no fuera por gestos tan sencillos como pararnos a escuchar a nuestros queridos voluntarios, muchos ancianos no tendrían un hogar, enfermos terminales estarían sin asistencia, niños de familias sin recursos no tendrían qué llevarse a la boca… Si no puedes ser voluntario, al menos seamos solidarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios

  1. Fermín Navarro
    30 Sep 2014 Responder

    Mayte, me encanta tu reflexión.
    Aunque hay alergia a palabras como solidaridad, esa misma palabra nos conquista temporalmente, pero los echos, esos sí que nos ganan o nos pierden para siempre.

    • Mayte Martínez
      01 Oct 2014 Responder

      Muchas gracias Fermín, creo que tienes razón,hay una especie de alergia, miedo, vergüenza… a la solidaridad. Pero al mismo tiempo hay una necesidad de ella, de colaborar y de jugar en el mismo campo del mundo todos codo con codo, que creo que es lo que cuenta. Un saludo.

¿Quieres estar al día de nuestros artículos?

Regístrate para recibir todas nuestras publicaciones

Logo belleza eres tu