#Maquillaje #Tendencia

Strobing y Baking, lo último en maquillaje

 

Todo el mundo habla de estas técnicas. ¿Ya sabes en qué consisten y cómo se aplican? ¿Y los mejores productos para conseguir un resultado de película?

En realidad, no es tan nuevo como parece, los maquilladores las han utilizado siempre para sacar lo mejor de cada rostro. Ahora el secreto está al alcance de todas y «tienen un nombre con capacidad de ser trending topic«, comenta Inma Jiménez del Álamo, Formadora de Perfumerías Douglas.

 

Strobing

Ha sido apodada como la versión francesa del contouring. Esta técnica de maquillaje fácil y rápida se está convirtiendo en un éxito por su naturalidad y por resaltar lo mejor de cada cara. Consiste en esculpir el rostro e impregnar la piel de luminosidad, por lo que el objetivo es iluminar la cara al máximo destacando las zonas prominentes (nariz, pómulos, frente y barbilla).

strobing

Paso a paso

1. En primer lugar es muy importante nutrir el rostro aplicando una hidratante facial rica en vitaminas.
2. Una vez que tu piel está hidratada, aplica tu base de maquillaje habitual.
3. A continuación, emplea un iluminador adecuado a tu tono de piel y distribúyelo por la nariz, pómulos, frente y barbilla.
4. Después, matifica con polvos el efecto para camuflar las manchas del iluminador.
5. Si quieres conseguir un resultado óptimo aplica un blush (colorete) en tono melocotón, pero tenue, para que no se cree precisamente el efecto contouring.

Baking

Como su propio nombre indica, consiste en lograr un efecto ‘horneado’. Se ha hecho popular por su capacidad para eliminar ciertos defectos o líneas de expresión. Es una técnica que requiere de mucho cuidado –y más tiempo- para conseguir un resultado perfecto y evitar que quede un efecto acartonado en el rostro.

Paso a paso

1. Aplicar una crema prebase que prepare el rostro y permita que los productos que apliquemos luego se adhieran mejor, dejando una textura perfecta.
2. Añadir base e iluminador para cubrir aquellas posibles imperfecciones y resaltar las partes del rostro que más interese: mejillas, mentón, etc.
3. Aplicar una capa de polvos ligeros sobre la piel donde queramos disimular arrugas, poros o manchas. Las zonas aconsejables son el mentón, los pómulos, la frente y la nariz. No distribuir y dejar actuar durante media hora, lo que creará ese efecto ‘baking’ que queremos. Luego distribuiremos con una brocha de manera uniforme para igualar el tono.

 

Si te gustó este tema, puede que también te interase:

El color de sus ojos

DIETA SIN AZÚCAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

¿Quieres estar al día de nuestros artículos?

Regístrate para recibir todas nuestras publicaciones

Logo belleza eres tu