#Cosmética

Cosmética monodosis, el por qué de su éxito

Martiderm

Sostenible, eficaz, limpia, fácil de transportar y cómoda de aplicar. Así es la cosmética en monodosis. Unos cosméticos que incorporan la cantidad exacta de producto para cada aplicación en un formato ideal para viaje. Ampollas, cápsulas o sobres con maquillaje, tratamiento e incluso mascarillas de cabello.

Todo son ventajas

Si todavía no has utilizado cosméticos en formato monodosis quizá no entiendas la razón de su éxito. Pero en cuanto descubras sus múltiples bondades te harás adicta a ellos. Por comenzar con una definición genérica, en este apartado se encuentran los cosméticos que vienen envasados de uno en uno, para un sólo uso. Pueden presentarse en ampollas, cápsulas, mascarillas.

De hecho, fue la marca española Germinal la que en los años 70 lanzó sus primeras ampollas flash, un chute instantáneo de belleza para momentos especiales, que hoy siguen siendo líderes de su sector. Pero si hablamos de tratamiento encapsulado, la pionera de las cápsulas monodosis de tratamiento fue Elizabeth Arden, que revolucionó la industria cosmética en 1990 con las primeras perlas doradas. Y actualmente también es pionera en que esas perlas individuales sean biodegradables, sin fragancias, ni conservantes, además de abarcar un amplio espectro de cuidados.

Cápsulas de maquillaje Milky Boost, de Clarins, 29 €.

A esta moda de los cosméticos en formato monodosis se unió el año pasado la firma Clarins con su Milky Boost Capsules, unas cápsulas de maquillaje con tratamiento incorporado. Además del requisito de dosis individualizada para cada uso apostaron por la sostenibilidad, cada vez más presente en la industria cosmética puesto que las cápsulas están fabricadas con vegetales, entre ellos algas y féculas de maíz, fácilmente biodegradable, desechable sin riesgo de contaminación. Pero, además, el tarro que las contiene es recargable, está fabricado con un 40% de vidrio reciclado y estuche de cartón proveniente de bosques gestionados con criterio sostenible.

Si hablamos de cabello, la ampolla Rescate 1 minuto de Pantene seguro que te ha salvado la vida en más de un viaje. Pero además de la ventaja de no tener que facturar la maleta en una escapada, hay muchos motivos para hacerte adicta a estos cosméticos en monodosis.

8 razones para amarla

1. Son completamente eficaces porque te aplicarás la cantidad exacta de producto recomendada por el fabricante. La cantidad que necesita tu piel porque muchas veces o nos pasamos (ya sabrás que no por mucha crema que te des el resultado va a ser mejor), o nos quedamos cortos. Estos envases de un solo uso te lo ponen fácil. Garantizan los efectos deseados sin desperdiciar producto.

2. Los principios activos no pierden sus propiedades. Otra de las ventajas es que en estos formatos se conservan mejor las propiedades de determinados ingredientes cosméticos, como la vitamina C, que se oxidan al contacto con el aire y pueden perder color, textura e incluso eficacia en una presentación tradicional si no los usas bien. En definitiva, el producto no se deteriora.

Roc

3. Son limpios y no se contaminan. Todos estos productos vienen precintados y libres de contaminación por microorganismos por lo que su duración se alarga. Muchas veces abrimos una crema y a la hora de aplicarlo no tenemos las manos bien limpias, o entra cualquier agente en el producto y eso produce una degradación de sus propiedades que no apreciamos.

4. No ocupan espacio. Resultan perfectas para una escapada porque en menos del espacio de la palma de una mano puedes llevar contigo el tratamiento completo para un viaje corto, incluyendo sérum, cremas, y hasta base de maquillaje.

5. Son sostenibles. Generalmente se presentan en envases de plástico o cristal reciclado y reciclable. Y, por supuesto, son biodegradables.

6. Permiten concentraciones muy altas de principios activos sin necesidad de tener que incorporar conservantes u otros compuestos que sí hay que poner en las cremas tradicionales que están expuestas al aire. En cápsulas y ampollas hasta que no las abras todos sus ingredientes se conservan inalterables.

7. Siempre a mano. Como no ocupan apenas espacio puedes llevarlos incluso en un bolso pequeño, lo que te permite arreglarte (toda la rutina desde crema a maquillaje) o retocarte en cualquier momento y en cualquier lugar.

8. Nunca se derramarán ni se abrirá en producto, salvo que tires una ampolla de cristal al suelo, por ejemplo.

Cosmética monodosis, el por qué de su éxito

Train for hapiness, entrenando para ser feliz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

¿Quieres estar al día de nuestros artículos?

Regístrate para recibir todas nuestras publicaciones

Logo belleza eres tu