#Cosmética #Rostro

Cremology, mi crema

Me estoy volviendo adicta al ‘sólo mío’, mi último ‘enganche’ se llama Cremology, una crema facial a cuya base genérica se le añaden los activos que necesita tu piel en cada momento. Y funciona.

Lo digo no sólo porque desde que la uso no tengo síntomas de tirantez, deshidratación, picor, falta de luminosidad… Sino porque en los últimos meses todo el mundo me dice ¡qué bien tienes la piel!, ¿qué te has hecho? Y para mí, ésa es ‘la prueba del algodón’ porque, seamos sinceros, para que una amiga te diga algo así…

Por no hablar de un buen número de profesionales de la estética (médico estéticos, cirujanos, esteticistas, cosmetólogos, farmacéuticos…) que, dedicándome a lo que me dedico, veo con asiduidad.  Sí, últimamente es muy habitual que mi piel (suelo ir sin maquillar) sea tema de conversación para bien.

Así que después de tres meses de uso he decidido hablaros de ‘mi tesoro’. La descubrí en Cristina Álvarez, pero la puedes encontrar en otros muchos puntos de España, después de mi limpieza de cutis de puesta a punto para el otoño.

No es que sea nueva, ni la primera del mercado, hace unos años que se está imponiendo la cosmética a medida, y la verdad es que yo toda la que he probado funciona de maravilla, lo que pasa es que ésta tiene un precio bastante  asequible, unos 40 €, porque sale directamente del laboratorio a los centros en los que va a ser vendido, no hay eslabones en la cadena de distribución.

 

Para saber cual es tu ‘crema’, primero te hacen un test de la piel con una máquina capaz de medir los niveles de sensibilidad, hidratación, elasticidad, grasa, poros, manchas y arrugas que tiene nuestra piel. No tarda más de unos minutos y en función del diagnóstico (mucha o poca grasa, sensibilidad, nivel de hidratación, grosor de las líneas de expresión y elasticidad de la piel), la misma máquina determina qué activos necesitas.

 

En mi caso bioazufre para mejorar la calidad de la piel, camomila contra la sensibilidad, colágeno para estimular las células, restablecer la hidratación interna, favorecer la elasticidad y combatir las arrugas, y baba de caracol contra los signos del envejecimiento cutáneo. Lo mejor es no enfadarse con la máquina.

 

Ya en casa, añades los activos a la crema base, uno a uno removiendo (incluye una paleta para este fin y para usarla a diario y no contaminar la crema con los dedos) hasta conseguir una emulsión.

La crema base es una hidratante con spf 15 y  podría usarse sola, pero tu piel, además de agua necesita alimento.

También me recomendaron un tratamiento intensivo vitamínico dos veces en semana. Se trata de una mascarilla que te ‘haces tú misma’ en el momento de usarla. Es un tisú prensado al que le vas añadiendo la solución convirtiéndose en una máscara, con abertura para ojos y boca.

Dos meses después lo recomendable es ir de nuevo a un análisis porque la piel va mejorando en unos aspectos y cambiando sus necesidades en otros.

En mi caso me redujo sensiblemente el tamaño de los poros, aunque las manchas (cosas de la edad) adquirieron protagonismo (hablamos a nivel microscópico). Así que la elección de activos fue camomila y colágeno igualmente más glicólico, de gran poder exfoliante, y extracto B.Narciso que aporta luminosidad y firmeza; y un tratamiento intensivo para pieles sensibles.

Sinceramente me parece todo un invento. Yo me noto la piel muy bien con un sólo producto (más contorno de ojos) y, como he dicho, los demás también lo notan.

 

Cristina Álvarez, a la derecha, escucha todas mis preguntas sobre las 50.000 combinaciones
que se pueden llegar a conseguir con este producto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Comentario

  1. Olga
    23 Ene 2014 Responder

    Muy bueno lo de que no hay que enfadarse con la máquina, ¡si es que te saca todas las «vergüenzas»!
    El tratamiento me parece genial y nada mal de precio, es verdad. Me lo apunto.

¿Quieres estar al día de nuestros artículos?

Regístrate para recibir todas nuestras publicaciones

Logo belleza eres tu