#Bienestar #Medicina Estética #Rostro

Rejuvenece tus ojos por dentro y por fuera

 

Ejercicios para la vista que ayudan a mantener fuerte y tonificada la musculatura ocular. Si los haces, tu visión te lo agradecerá. También puedes recurrir a la medicina estética para una mirada más joven. En este caso tus ojos seguirán viendo lo mismo, pero los que te miren, te verán mejor.

Dedica unos minutos al día a realizar unos sencillos ejercicios para mantener en forma los ojos. No hace falta ningún equipamiento especial ni un espacio determinado, sólo mirar por tu bienestar. Vale con que cuando vayas a leer un libro o una revista, incluso un folleto, empieces poniendo el papel lo más cerca posible de tu vista. Ve alejándolo lentamente sin dejar de leer hasta estirar el brazo, vuelve a aproximar la página y repite 10 veces.

Sentado relajadamente (donde más cómodo estés, en el suelo con las piernas cruzadas, en la cama, en una silla con la espalda recta…) abre los ojos y sin mover la cabeza ni los párpados, mira a la derecha, luego a la izquierda, arriba, abajo, en diagonal (a las 4 esquinas de la habitación o, si estás al aire libre, imagínalas); cierra los ojos y repite el movimiento con los ojos cerrados. Abre los ojos de nuevo y muévelos ahora en redondo a un lado (derecha, esquina baja derecha, abajo, esquina baja izquierda, izquierda, esquina alta izquierda, arriba, esquina alta derecha) y a otro (derecha, esquina alta derecha, arriba…). 10 veces a cada lado.

 

ojosojos

 

Dirige la mirada a la nariz y aguanta unos segundos, sin forzar. También puedes guiñar los ojos varias veces, primero uno, con fuerza, relaja, y luego el otro. Es como un masaje que hidrata la retina y limpia la mirada.

 

SI LA EDAD NO PERDONA…

Los hilos tensores no mejorarán tu vista pero sí la expresión de tu mirada, rejuveneciendo  el contorno de tus ojos. Se introducen mediante una cánula intradérmica en forma de abanico o red. En los casos en que se quiera tensar la piel del párpado superior, el especialista los colocará en la zona de la ceja para elevar o tensar la piel, con lo que conseguirá una mirada más joven y despejada. Para los casos de la piel del párpado inferior, los hilos tensores van colocados desde la zona anterior a la oreja, hasta el surco naso geniano (surco entre la nariz y la boca).

Aportan resultados más suaves y naturales que un lifting quirúrgico, sin la necesidad de una recuperación postoperatoria, ya que solo es necesario anestesia local. Se realiza en consulta, en 20 minutos, y no deja ni heridas ni suturas, exceptuando el punto de inyección del hilo. Es un protocolo inocuo, como nos explica el Dr. José González Vidal, “no hay que hacer ningún test de alergia, ni existe la posibilidad de rechazo o efectos secundarios a largo plazo, ya que el hilo desparece una vez realizada su función”.

 

Si te gustó este tema, quizá también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

¿Quieres estar al día de nuestros artículos?

Regístrate para recibir todas nuestras publicaciones

Logo belleza eres tu