mujer helada

Manos bajo cero

  Bajan las temperaturas, y mucho. Pero como no vamos a encerrarnos en casa, tenemos que prepararnos para que los rigores del invierno no nos afecten más de lo necesario. Por ejemplo a nuestras manos, más vulnerables que el resto del cuerpo porque, aunque usemos guantes, nos deshacemos con frecuencia de ellos para gestos cotidianos que no […]